Los 17 mayores hallazgos de la historia con detectores de metales (descubrimientos que cambian la vida)

Biggest Metal Detector Finds

Los detectores de metales se hacen ricos y cambian el curso de la historia.

Su contribución a la ciencia histórica y arqueológica ha sacado de quicio a los expertos con teorías confirmadas y nuevas sobre los pueblos antiguos, las guerras, las religiones y la industria.

Las tierras de cultivo de los propietarios se convierten en lugares de excavación, el fondo marino se convierte en un tesoro con puntos calientes, y algunos de los lugares más inverosímiles resultan ser antiguos asentamientos y fuertes militares con valiosas reliquias a la espera de ser arrancadas.

Lo que creemos saber no siempre es así, y lo que nos parece escuchar un tono resulta ser algo muy diferente.

Estos son algunos de los mayores hallazgos que ha encontrado un viejo y fiel detector de metales.

¿Qué tienen en común estos hallazgos?

Aparte de su importancia o valor histórico, estos hallazgos tienen un factor común: todos fueron descubiertos por un detector de metales . Algunos pueden haber sido multifrecuencia o modelos de inducción de impulsos y otros eran detectores básicos, de arranque.

Otra nota a tener en cuenta es que todos los aficionados estaban detectando metales legalmente. Tenían permisos y licencias si los necesitaban, y siempre obtenían el permiso del propietario del terreno. Se contactó con las autoridades competentes para examinar y valorar el hallazgo.

Estas son las pautas que siguen los buenos detectoristas y que dan buena reputación a nuestra afición. Somos noticia por las razones correctas.

La Pepita de Mojave

Es lógico que la mayor pepita de oro jamás encontrada en Estados Unidos ocupe el primer lugar en esta lista. Es lo que todos esperamos encontrar algún día como el afortunado Ty Paulson en 1977 en el desierto de Mojave en California. La pepita de 156 onzas se vendió por 400.000 dólares y ahora se encuentra en el Museo de Historia Natural del condado de Los Ángeles.

La bota de Cortez

¿Cuánto vale una bota de oro? 1,55 millones de dólares. Al menos por eso se vendió esta bota de oro en 2008. Utilizando un mediocre detector de metales en la época de 1989, un buscador de oro aficionado se topó por casualidad con esta pepita de 389 onzas en el desierto mexicano de Sonora y fue apodada la Bota de Cortés. ¡Esto es lo que yo llamo un hallazgo lucrativo!

La mano de la fe

La fiebre del oro de Victoria, en Australia, fue inducida por la fiebre del oro y por una buena razón. Es la ubicación de la mayor pepita de oro jamás encontrada con un detector de metales, con un peso de 960 onzas. Estaba a sólo 30 centímetros de la superficie. Kevin Hillier plantea un agente designado para supervisar la venta y se llevó 2,2 millones de dólares en valor actual. Ahora se encuentra en el Casino Gold Nugget de la vieja Las Vegas.

Casco Crosby Garret

¿Raro? Sí.

¿Intrigante? A su manera.

Un detector de metales lo encontró en fragmentos en Cumbria, Inglaterra, en 2010, que ahora se descubre que fue un asentamiento agrícola romano-británico. Cuando hay romanos, hay un fuerte romano no muy lejos, y se cree que este casco perteneció a un soldado retirado de la caballería romana. Se encontró en pedazos debido a la forma casi ceremonial en que fue enterrado.

Una vez realizada la restauración, no hay mejor manera de describirla que "escalofriantemente impactante". Por 3,6 millones de dólares, no me importaría lo aterrador que fuera. . . siempre y cuando no soñara con ello.

Copa de Oro de Ringlemere

El Ringlemere expuesto junto a la Copa Rillaton, un hallazgo similar encontrado en Cornualles, Inglaterra.

Está retorcido y destrozado, pero por 520.000 dólares, ¡a quién le importa! Esta vasija de la edad de bronce fue encontrada en el condado de Kent, Inglaterra, por el experimentado aficionado Cliff Bradshaw en 2001. Es el epítome de la confianza en el instinto y de la excavación hasta encontrarlo.

Tras el descubrimiento de la Copa de Ringlemere, se llevó a cabo la excavación de la Granja Smith's Ringlemere. Lo que se descubrió reveló un crisol de historia que se remonta al 2300 a.C., la Primera Edad del Bronce.

Cáliz de oro de Santa Margarita

Oyes un tono y crees que es una lata de cerveza.

¿Lo desenterraste?

Regla de oro: cava todo. Esta línea de pensamiento dio sus frutos para el detectorista de buceo en Florida en 2008. No, no era una lata de cerveza sino un cáliz de oro que se vendió por 413.000 dólares en 2020 en una subasta. Como parte del naufragio de Santa Margarita en 1622 frente a los Cayos, fue un hallazgo histórico que se sumó al inventario perdido del galeón español.

En cuanto al hallazgo, Michael DeMar estuvo buceando en aguas de 18 pies donde el cáliz de dos asas estaba enterrado bajo un pie de arena. También fue su primer hallazgo.

Ronda de mortero viva de la Segunda Guerra Mundial

Así es. Un detectorista desenterró una bala de mortero viva que había sido abandonada, y obviamente olvidada, en los antiguos terrenos de entrenamiento militar en Tennessee. Se contactó con las autoridades locales y se enviaron expertos de Fort Campbell para confirmar que estaba vivo y era demasiado inestable para ser trasladado a larga distancia.

¿Qué ha hecho SIN?

Lo trasladaron a un lugar seguro y lo detonaron.

El estruendo se escuchó en 13 millas a la redonda. Para asegurarse de que otros detectoristas no desenterraran otros posibles cartuchos vivos de la Segunda Guerra Mundial, la zona fue objeto de una búsqueda exhaustiva antes de ser considerada segura.

El anillo de Escrick

El anillo de Escrick se llama así porque fue encontrado cerca de Escrick, Inglaterra, en 2009. Es un tanto misterioso ya que es difícil de fechar. La asombrosa gema de zafiro es importante porque es un gran ejemplo del uso temprano de los zafiros encontrados en Inglaterra.

Desde su descubrimiento, los expertos lo han fechado en el 5 th siglo, con posibles raíces francesas. Puede que incluso se haya puesto el dedo de un Rey.

Los Torcos de Leekfrith

Las joyas de oro más antiguas de la Edad de Hierro que se han encontrado en Gran Bretaña son los Torcs de Leekfrith, detectados y descubiertos en Leekfrith, Inglaterra. El brazalete de estilo celta y los tres anillos para el cuello están datados en la Edad de Hierro, en torno al 400-250 a.C. Con casi un 80% de oro y casi un 20% de plata, estos hallazgos son comparables a otros similares de la Edad de Hierro en Europa.

Valorado en 420.000 dólares, es el tipo de hallazgo que los nuevos aficionados de 18 meses sólo podrían desear descubrir, y lo hicieron.

Los Torcs de Stirling

Los torcs antiguos se venden por mucho dinero, y muchos son descubiertos por aficionados con un presupuesto de detectores. Los Stirling Torcs se vendieron por 771.000 dólares (valor actual) y fueron desenterrados por el novato David Booth en su primera cacería. Hay cuatro en total y están datadas en la Edad de Hierro del 300-100 a.C.

Los expertos creen que posiblemente fueron enterrados durante una ceremonia religiosa como ofrenda a los dioses. Enterrado justo a 6-8" bajo la superficie, el detector de metales básico de Booth hizo su trabajo.

Ni siquiera tuvo que cazar: estaba a siete pasos de su coche.

El tesoro de Staffordshire

El detector Terry Herbert y el propietario Fred Johnson no tenían ni idea de que estaban sentados en lo que se convertiría en una excavación que descubriría más de 3500 objetos que conformarían el Tesoro de Staffordshire. Tiene un valor significativo en la arqueología anglosajona, ya que cuenta con muchas piezas diferentes que incluyen armamento, dos cruces y un listón de oro.

Todo el tesoro se vendió por 5,3 millones de dólares.

El Crucifijo Vikingo de Aunslev

¿Cómo cambia la historia un crucifijo cristiano de 4 cm? Durante mucho tiempo se creyó que no fue hasta el año 1050 d.C. cuando los vikingos comenzaron a adoptar el cristianismo. Bueno, eso fue hasta que Dennis Fabricius Holm fue a detectar metales con un Garrett ACE cerca de Aunslev.

Descubrió un pequeño crucifijo vikingo diseñado para ser llevado como un colgante que data de los años 900 a 950 d.C. Al parecer, el cristianismo llegó a los daneses antes de lo que se pensaba.

El meteorito de Río Rancho

Los verdaderos meteoritos son raros de encontrar, pero un detector de metales puede captarlos si se encuentra en un buen terreno de caza para ellos. Deja que un niño de 13 años con un detector de metales casero encuentre uno. El incrédulo director del Instituto de Meteorología de la Universidad de Nuevo México, Carl Agee, fue aleccionado por un muy confiado Jansen Lyons cuando el adolescente le puso delante una condrita ordinaria L6 de 10.000 años.

El chico tiene ahora tres detectores de metales en su colección y es el orgulloso descubridor de un meteorito muy chulo de 2 libras.

El tesoro de Grouville

Acumular, atesorar: lo mismo para los aficionados. Este fue ciertamente el caso de dos dedicados aficionados que finalmente encontraron su botín después de 30 años de cazar una vez al año según lo permitido por el propietario del terreno. Ha valido la pena.

El tesoro de Grouville consta de más de 70.000 monedas de plata de la Edad de Hierro y de la época romana, antorchas de oro, brazaletes de plata y muchas más baratijas de oro y plata: todo el material brillante que conforma el sueño de los buscadores de monedas. Aunque al ser descubiertos no brillaban tanto, ya que estaban cargados de arcilla, el tesoro está valorado en 18,3 millones de dólares.

El tesoro de Hoxne

Vitrina que es una réplica del pequeño cofre con la disposición del tesoro encontrado en su interior.

Se trata del mayor tesoro de plata y oro de la época romana tardía que se ha recuperado en Gran Bretaña. No sólo eso, también es el mayor tesoro de plata y oro de 4 th y 5 th de monedas de todo el Imperio Romano. Consta de casi 15.000 monedas de oro, plata y bronce y unos 200 artículos de joyería de oro y vajilla de plata.

También se encontraron otros objetos significativos y raros dentro de la pequeña caja que contenía el alijo. El detector Eric Lawes se puso en contacto con los arqueólogos que excavaron el lugar. Se calcula que el caché tiene un valor de 2,6 millones de dólares.

Tanto si se trata de la riqueza personal de alguien como del botín de un bandido, el tesoro fue enterrado con mucho cuidado por razones que quizá nunca conozcamos.

La estatua de bronce de Adriano

¿Se va de vacaciones? Vale la pena llevar el detector de metales, al menos, eso es lo que hizo el turista Morton Leventhal cuando estaba de vacaciones en Israel. Con objetivos de tiro de monedas cerca del río Jordán, dio con algo de calidad, la sorprendente estatua de bronce del comandante militar Adriano. Al ser de bronce, su estado de conservación habla de la calidad de su ejecución, ya que la mayoría de las estatuas que se conservan son de mármol.

Con este descubrimiento en los libros, tres esculturas de bronce del emperador romano se unieron en 2020 después de 1800 años y se exponen en el Museo de Israel. Los otros dos se encontraron en Francia e Inglaterra.

El proyecto Cisne Negro

Los españoles y su tesoro, oh chico. Su riqueza no sólo fue codiciada en su día, sino que también fue objeto de polémicas reclamaciones de propiedad al ser descubierta, o deberíamos decir, recuperada. Este es un caso único porque es no el detector de metales promedio que encontró esta riqueza Y en cuanto al "permiso" para explorar, detectar y recuperar este hallazgo, bueno, estuvo bajo investigación durante al menos cinco años.

El Odyssey Marine Exploration recuperó del fondo del océano monedas de oro y plata por un valor estimado de 500 millones de dólares. Se dictaminó que procedía del Casi Teatro de las Mercedes que se hundió en 1804 cerca de Portugal. Se produjeron largas disputas y presentaciones entre el Odyssey y el Gobierno español.

Llegó hasta el Tribunal Supremo de los Estados Unidos. ¿El fallo? Fue devuelta a su legítimo país y está siendo estudiada, catalogada y expuesta. Es una historia extraña pero real.

Defensores de la historia y la afición

En muchos casos, no fue un detector de metales grande y caro el que hizo el hallazgo. Era un modelo básico que se encontraba con un objeto bien colocado. También es sorprendente ver que muchos hallazgos son descubiertos por novatos en la afición.

Estar dispuesto a salir y pasar un tiempo en el lugar adecuado puede marcar la diferencia. Juntos, estamos haciendo historia al desenterrar reliquias y tesoros que nos dan una visión más precisa del panorama general.

Gracias a los detectoristas respetuosos con la ley que cuentan con permisos y que han obtenido la autorización de los propietarios, estos hallazgos han llegado a las manos adecuadas, al tiempo que han contribuido a nuestra reputación compartida de la detección de metales.

Más información